Durante el día del sábado fuimos apareciendo por Panticosa trece patinadoras, las entrenadoras, nuestra árbitro y padres, llegando a un total de 51 personas.

A las 17:00 las patinadoras de CHC Las Rozas empezaron su entrenamiento de cara a la competición de domingo. La organización nos había adjudicado tres horas por la tarde, el club local había entrenado por la mañana y los franceses lo harían a primera hora el domingo.

Durante el entrenamiento hicieron el test WIFSA seis de nuestras patinadoras. Tuvimos la suerte que Lorea Labaien, la más experimentada de las nuestras, fuera la primera, lo que calmó un poco los nervios de las otras. Al final cuatro aprobaron el nivel 6.
No presentamos a las más pequeñas al test ya que nos había llegado el reglamento solo una semana antes y no teníamos tiempo para prepararlas.

El domingo, después de una noche tranquila ( hockeros, lo que os queda por aprender sobre buen comportamiento, a las 01:30 de la noche silencio total en el hotel ) otra vez nervios, medias olvidadas en Madrid, maquillaje, desayuno sin tomar y más nervios.

A las 10 el sorteo de orden de participación. Por razones que seguimos sin entender, las más pequeñas nuestras de 5-6 años tuvieron que competir contra niñas de 8 años de Panticosa, mientras se hizo otro grupo de patinadores ( en este caso mixto por participar dos chicos de Panticosa ) de 9-10 años, donde Jimena tuvo la mala suerte de ser nuestra única participante.

Nuestras mayores fueron divididas en dos grupos por edad, con Carolina y Mónica en el grupo de las mas mayores.

Por sorteo le tocó a Nina empezar como la primera de todas las competidoras, impresionándonos por su valentía y total falta de nervios ( aparentemente ). Dejaré la valoración técnica a Lorena y María, yo desde mi esquina y detrás de la cámara de video, me pareció que todas hicieron unas presentaciones increíbles. Tuvimos algunos sustos que supieron solventar como unas veteranas, incluso Margarita, que se quedó quitecita porque se le olvidó su programa, supo salir del paso ante los gritos de María y terminó su programa como una campeona.

A las 14:30 entrega de medallas, podio para Carmen, Carol y Mónica, felicidades a las tres, y vuelta a Madrid.

Quiero agradecer a Melania Meyer que nos acompañara para que pudiéramos presentar una árbitro madrileña, a María y Lorena por todo su trabaja durante este último trimestre, a Devi, Inés y Paula que se quedaron organizando la retaguardia en casa ( Paula supo torear perfectamente con algún que otro problemilla de organización ), a los padres acompañantes por el buen ambiente que tuvimos en todo momento y muy especialmente a nuestras trece patinadoras valientes que apostaron por una loca idea hace solo cinco meses y nos dieron una lección de lo que se puede conseguir con trabajo y esfuerzo en tan poco tiempo.

Solo me resta felicitar a Elizabeth y el Rollerclub Pirenaica por la organización del primer torneo de PAL entre clubes en España y con especial cariño agradecer a Ángel, dueño del Hotel Sarao, todas sus atenciones y la soberbia cena que nos ofreció el sábado.

Más información y fotos cuando hemos descansado un poco.

Fotos, gentileza Carlos Martin-Albo